Del cajón a la mesa

Ese soy yo, un flamante iPhone 4… estaba olvidado en un cajón, pero mi dueño se acordó de mi.

Ha pensado que podría utilizarme para algo más que ocupar sitio, almacenado junto a otros muchos móviles antiguos, y me ha instalado un servidor web en las tripas, lo que me ha dado la oportunidad de contaros cómo estoy hecho por dentro, el paso a paso de cómo he conseguido contarte esto.

Dice mi dueño, Miguel Angel Terrón, que está un poco cansado de jugar conmigo y que se va a la cama, que es domingo y ya está bien, je je.

Pero ojo, promete rellenarme de contenido para que podáis hacer con vuestros antiguos iPhones lo mismo que ha hecho el conmigo.

Os cuento un secreto, tengo amigos en el cajón que me comentan que les ha dicho que los va a resucitar también, para que sirvan para algo más que para ser ordenadores con pantalla olvidados, y conociéndole como lo conozco, seguro que también os contará cómo lo hizo.

Nos vemos en el siguiente post.

(Visitado 76 veces, hoy 1 visitas)